El premio para “el mejor padre del año” goes to…

Al inicio del confinamiento social en España, el arquitecto Jaime Coronel, tuvo la brillante y divertida idea de disfrazarse a la hora de sacar la basura, pero no solo, sino con su hija.

No solo era una ingeniosa manera de darle a su hija un momento diferente y fuera de casa en una realidad tan rutinaria y monótona, sino que también generó intriga en los vecinos, que esperaban con ansias saber de qué se iba a disfrazar en la siguiente salida: “¿Será de momia?, ¿de dinosaurio?, ¿Goku?, ¿o tal vez Freddy Krueger?”

Acá abajo vas a poder ver algunos de sus disfraces 👇🏼

Compartir en: